La gestión es fundamentalmente cuestión de convicción

Invertir en renta variable ofrece generalmente mayor potencial de rentabilidad a largo plazo, a cambio de asumir mayor riesgo. También es una forma de contribuir al desarrollo y la financiación de las empresas, y participar de su crecimiento. Elegir bien las acciones requiere tiempo y un buen conocimiento de los mercados.

Una gestión activa de convicción
En DNCA, realizamos una gestión activa de convicción y actuamos de forma prudente para cumplir los objetivos patrimoniales de nuestros clientes a largo plazo.
Paciencia, Prudencia y Perseverancia son los valores que guían nuestra acción día a día

Jean-Charles Mériaux, gestor y director de gestión

Dado que para aprovechar las oportunidades hay que saber alejarse de lo establecido, nuestras decisiones de inversión se concentran en convicciones firmes, por lo que podemos distanciarnos sustancialmente de los índices de referencia. Nuestra gestión de convicción se realiza tratando de controlar en todo momento el perfil de riesgo y rentabilidad.

El conocimiento de las empresas es el elemento central de nuestra política de inversión

Nuestro conocimiento de los mercados y la experiencia de nuestros equipos de gestión nos permiten estar en contacto con numerosas empresas francesas y europeas. Completamos el análisis financiero con reuniones periódicas con los equipos directivos de las empresas y visitas in situ.

Esta proximidad sobre el terreno es fundamental y nos permite realizar un análisis global para encontrar las empresas que pueden ofrecer las mejores perspectivas de crecimiento y apoyarlas a largo plazo.

Apostamos por los valores que ofrecen una buena visibilidad del crecimiento de los beneficios y un buen potencial de valoración, a precios razonables

Igor de Maack, gestor y portavoz de la gestión

Todos nuestros gestores son a su vez analistas. Las reuniones entre especialistas en renta variable y renta fija dentro del equipo permiten analizar una empresa tanto bajo el ángulo de la deuda como de las acciones, para no descuidar ningún aspecto de su estrategia y de sus compromisos a largo plazo. El análisis cualitativo, que trata de identificar los éxitos del mañana, se ve fortalecido con un análisis cuantitativo.

Por último, el análisis del contexto macroeconómico permite adaptar de manera activa nuestras carteras a su evolución, en función de nuestras previsiones.

Un proceso de inversión con resultados demostrados

Nuestros gestores-analistas seleccionan los valores de un conjunto de empresas que conocen y que analizan a largo plazo. Nuestras reuniones frecuentes con los directivos de las empresas, así como las visitas sobre el terreno y las pruebas de productos y servicios, nos permiten comprender su estrategia y apoyar y validar así nuestras decisiones de gestión a lo largo del tiempo.

Estamos atentos a la valoración de los títulos. La diferencia entre el valor intrínseco actual o previsto de una empresa y su cotización bursátil permite detectar las oportunidades de inversión que generan valor a largo plazo.

El respeto de la disciplina en relación con los precios de adquisición forma parte de la filosofía que nos mueve en el día a día. Es un criterio de rentabilidad determinante.

El gestor value no compra solamente una buena acción, sino el potencial de aumento de la rentabilidad a medio plazo

Isaac Chebar, gestor de renta variable europea

La gestión value consiste en invertir en valores con descuento, es decir, acciones de empresas cuya cotización bursátil es inferior a su valor intrínseco.

Por ejemplo, el inversor puede utilizar múltiplos bursátiles para comparar empresas entre sí y/o con respecto a su valoración histórica: ratio precio-beneficio (price-earnings ratio), precio-valor contable (price-to-book ratio), precio-facturación (price-to-sales ratio), precio-flujo de caja (price-to-cashflow) o precio-dividendo.

Las acciones value suelen ser ignoradas e infravaloradas por el mercado en un momento determinado y el inversor trata de prever una revalorización de la cotización de la acción a su valor razonable.

La gestión growth apuesta por valores que ofrecen las mejores perspectivas de crecimiento de la facturación y de los resultados. Los valores de crecimiento (growth) corresponden a empresas en general con buenas valoraciones que muestran múltiplos bursátiles y un crecimiento superiores a la media. Asimismo, se caracterizan por unos índices de reparto de dividendos en general bajos, ya que reinvierten sus beneficios para sustentar su crecimiento.

El inversor growth compra un valor esperando que el valor intrínseco futuro será superior al valor intrínseco actual, anticipando así una revalorización de la cotización de la acción a medio plazo.

La calidad de la dirección es uno de los criterios decisivos en nuestro análisis fundamental de las empresas

Carl Auffret, gestor de renta variable europea

Acciones europeas value

DNCA Invest Value Europe

Una selección de valores europeos infravalorados por el mercado.

DNCA Invest South Europe Opportunities

Una gestión activa y de convicción para beneficiarse de la recuperación de los países del sur de Europa.

Acciones europeas de crecimiento (growth)

DNCA Invest Europe Growth

Una gestión activa para beneficiarse del crecimiento europeo.